En  primer  lugar.   ME  CUESTA  CREER,  que  la  embarcación  que  le  venden  tenga  SOLO   3   AMPOLLAS.

Y   aunque  no  es  mi  intención  alarmarle  gratuítamente.  SINO  SOLO  PREVENIRLE.

Ud.  VERA   solo  3,   pero  el  barco  tendra  miles.  ( Porque  solo  ve  las  más  grandes,  pero  tendrá  cientos  y  seguramente  miles  más  pequeñas,  que  no  verá  a  simple  vista,  MAXIME  SI  NO  ES  UN  EXPERTO.

¡  LA  UNICA  FORMA  TECNICA-CIENTIFICA  POSIBLE,  DE  VER-VALORAR,  EL  ESTADO  REAL  DE  LA  OBRA  VIVA,  ES   PRACTICANDO  CATAS  SUPERFICIALES  y  PROFUNDAS.

Por  lo  tanto,  le  aconsejo  que  encargue  una   INSPECCION.

Comprar un barco,  sin  hacer una inspección exhaustiva, es una temeridad.

 

PERO ADEMAS,  por  muchas  ampollas  que  tenga  el  barco,  POR  ELLAS,  NO  SE  LE  HUNDIRA,  SALVO  CASOS  EXCEPCIONALMENTE  GRAVES.

SON  MUCHO  MAS  PELIGROSAS,  las  HIDROLISIS-electrolisis   de  grifos-pasacascos,  las  HIDROLISIS  de  bocina de  timón  y  eje  hélice.  Las  de  Unión  Casco-quilla,  etc. 

Si  lee Ud.  las  páginas  de  la  web,  podrá  comprobar  los  problemas  de Y ello responde fundamentalmente al  desconocimiento que sobre los  problemas de la Hidrólisis, existe  en  el mundo náutico, muchos profesionales incluidos.

Hacer una buena inspección le costará cientos de euros,  la  compra miles, pero le puedo asegurar que si "le cuelan" una Hidrólisis(ósmosis)  intensiva,  le  costará miles,  y  ya  no le digo si es una Hidrólisis (ósmosis) de sentina, que suponiendo que encuentre alguién que la sepa reparar convenientemente,  le puede costar más que el barco.

Por otra parte "conocer técnicamente"  el barco, le permitirá contar con la información adecuada a la hora de negociar el precio de la misma.  Con lo cual seguramente el coste de la inspección le saldrá gratis.

En este País, (y es algo increíble) no existe costumbre de realizar inspecciones antes de la compra de un barco. Algo inimaginable en cualquier país Europeo.

Y  evidentemente no basta con echar un vistazo al casco,  para ver si tiene ampollas visibles. Si  repasa Ud.  el  índice del libro,  comprobará  la existencia de diferentes tipos de hidrólisis.  Algunas muy caras de reparar, pero que le deben de preocupar poco a nivel de seguridad,  y  otras (las hidrólisis ocultas)  muy  sencillas de reparar, pero  indetectables a  primera vista,  y  que  pueden provocar el  hundimiento de su barco,  y  poner en  peligro la seguridad de Ud.  Y  de  su  familia.

Comprar un barco es mucho más complicado que la compra de una casa.  Generalmente (y por lo  que concierne a la seguridad)  las embarcaciones deportivas navegan poco,  (yo  suelo decir que en verano, en cubierta y  en puerto)  Pero  eso no quita que  olvidemos  que un embarcación,  puede tener más desgaste en una sola  noche de tormenta, que cualquier edificio en toda su vida (zona sísismica incluida) .

Y  por otra parte,  ahí afuera estamos prácticamente solos,  difícilmente podemos llamar a una grúa.  Por ello se hace necesario insistir  en que el aficionado debería no solamente conocer los problemas que se le pueden plantear  en la mar,  sino  y  fundamentalmente  conocer su barco,  el  último refugio en  ella.

Mapa de ruta


Ver Navegando por los puertos en un mapa más grande